VIOLENCIA POLÍTICA

“Dentro de los 200 tipos penales de la ley general de delitos electorales, no existe la figura para castigar la violencia política contra las mujeres”.

                                                       [Héctor Diaz Santana, titular FEPADE]

No porque no se hable de ella, se ignore o desestime no existe.

La violencia política contra las mujeres en razón de género es una realidad alarmante, la cual afecta a mujeres en el ejercicio de sus derechos político-electorales, pero especialmente en su condición de dignidad y libertad.

“El fenómeno de la violencia de género contiene un factor esencial que le confiere un perfil propio respecto de otros fenómenos de violencia social, consistente en la consideración desigual de la dignidad de la mujer tal y como viene siendo definida la violencia de género, esta no se reduce en un atentado contra la vida y la integridad de la mujer sino que existe un plus adicional de desvalor, que se refiere al modo en que atenta a su dignidad e igualdad”.  Joaquín Almoguera

Esta forma sistémica e histórica de violencia contra las mujeres, está arraigada y normalizada en la cultura y se manifiesta de diferentes formas:

Sin duda la falta de quórum al llamado de la Diputada Rocío García Olmedo para analizar las dos iniciativas presentadas para castigar la Violencia Política de género es un acto que nos violenta, y al mismo tiempo un síntoma de la profunda incomodidad que se le genera al Estado Patriarcal al exigir nuestros derechos.

De acuerdo a la CNDH es necesario “que se reconozca jurídicamente que la violencia política ejercida por razones de género contra las mujeres menoscaba sus derechos y desincentiva la participación de las mujeres, pese a que el marco normativo prevea la paridad y reconozca la igualdad de derechos entre mujeres y hombres”.

Veamos:

Existen varias máximas en contención y comunicación política, una de ellas – Si un acontecimiento no es noticia, no existe.

“Frenan castigo a la violencia política” esta noticia no tuvo el número de impactos, reproducciones o shares que ameritaba, no se le dio la importancia que merece cuando Puebla está dentro de los cinco estados con mayores casos de violencia y denuncias políticas en razón de género.

Minimizar este tipo de violencia estructural sólo lleva a limitar la participación de las mujeres en la vida política y pública, asunto que sin duda beneficia a lxs tomadorxs de decisiones.

En el observatorio de violencia política se reportan en promedio 100 denuncias semanales, actos que van desde intimidación a las mujeres hasta amenazas de muerte veladas en redes sociales.

¿Qué hace falta para que lxs diputadxs pongan como prioridad en sus agendas a las mujeres?

  • Las Naciones Unidas reporta que en México se cometen 7.5 feminicidios al día.
  • En los últimos 30 años 52, 210 muertes de mujeres por homicidio.
  • La violencia feminicida, también se manifiesta por motivos de lucha de poder político relacionado con la discriminación contra las mujeres.

Este tipo de situaciones hacer urgente el legislar entorno a este tema, el costo político por no asumir sus responsabilidades puede ser muy alto. Hoy las mujeres no estamos dispuestas a seguir ignorando los vacíos que ejercen en contra de nuestros derechos.

Es momento de las mujeres, es momento de nuestros derechos, es momento de mantenernos seguras. #NiUnaMás

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up