ECO, Calladita te ves más bonita.

DALE CLICK PARA ESCUCHAR

Sin duda toda mitología se ha construido sobre valores, ideologías y culturas patriarcales que perpetúan y reafirman la visión androcéntrica y de subordinación hacia nosotras.

Podemos leer castigos de hombres hacia mujeres, o de mujeres hacia mujeres, lo cual nos reafirma que siempre seremos culpables y revictimizadas sin importar las razones, simplemente recibiremos castigos que manden mensajes de generación en generación.

Esta cultura del castigo hacia las mujeres, se le suma la competencia entre nosotras y la locura que puede una mujer cometer por amor.

En la metamorfosis de Ovidio, vemos castigos como el de Jupiter que convierte a una mujer en vaca para que no pudiera hablar, solo mugir, así como Eco que era una ninfa que habitaba los bosques y montañas, y se distinguía entre las otras ninfas por su encanto al hablar, su belleza, alegría y elocuencia.

Se dice que Eco, podía encantar a cualquier persona con su voz.

La mitología relata que la diosa Hera, esposa de Zeus sentía envidia por esta ninfa, ya que sabía que su esposo visitaba constantemente los bosques y montañas donde habitaban  estas hermosas mujeres.

Un buen día Hera, celosa por los engaños de Zeus, llegó sorpresivamente y fue Eco la encargada de distraerla con su voz encantadora para que el dios pudiera escapar.

Hera al percatarse de este engaño, enfureció y maldijo a Eco con el peor de los castigos, nunca más podría volver a hablar ni a encantar a nadie con su bella voz, pero no solo eso, estaría destinada por toda la eternidad a repetir la última palabra que escuchara.

Eco avergonzada, huyó a una cueva donde se escondió y decidió nunca salir hasta que murió.

Esta historia de la mitología nos recuerda nuevamente que calladitas nos vemos más bonitas, que el silencio debe ser nuestro mejor adorno y por supuesto nuevamente nos confronta como mujeres por un hombre.

El patriarcado en el fondo, desea que nosotras seamos solo un simple eco de las voces de los varones, por eso decimos fuerte y claro, nunca más tendrán la comodidad de nuestro silencio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll Up